Eventos

El poder de la marca personal y de los contactos

La gran mayoría de mi entorno, quitando mis amigos cercanos que me conocen de hace años, piensa que ir de evento en evento es un trabajo divertido que solo consiste en maquillarse y peinarse divinamente, plantarse un modelazo y pasear los tacones de photocall en photocall. Y tienen razón pero tengo que decir es algo menos superficial que todo esto. De hecho, es una herramienta estupenda para potenciar tu marca personal y tus contactos.

El objetivo de una relaciones públicas es mantener una agenda de contactos viva con la que trabajar y potenciar sinergias con ella. Conectar a marcas y personas y al día siguiente del evento, sentarte detrás del tu ordenador con un dolor de pies importante, para dar las gracias y actualizar tu base de datos que no se puede quedar inactiva ni un segundo. 

Dejadme que os cuente como me preparo días antes y después de recibir una invitación. Primero la leo con calma y veo que tipo de evento es. Yo los divido en dos tipos: los más institucionales y protocolarios; o los de postureo con su photocall. Segundo, pienso a las marcas que puedo involucrar y que les pueda interesar la colaboración para aparecer en RRSS y en prensa. Zapatos, bolso, total look, maquillaje, peluquería, joyas y por supuesto mi reloj. Y comienzo a hacer llamadas para ver si tienen disponibilidad de producto para cesiones. Si tengo suerte, me lo mandan a casa pero entonces tengo que andar pendiente de que el mensajero no se me pierda por el camino. No creeríais las cosas que le pueden pasar a los mensajeros ¡se pierden todo el rato! Si no, toca patearse la ciudad para recoger todo el shopping. Pedir hora en la peluquería, hacerse la manicura… Mientras hago todos estos recados, tampoco es que esté disfrutando como si estuviera de compras con mis amigas, en plan Sexo en Nueva York. Voy colgada del teléfono cerrando entrevistas con mis clientes en los medios ya que al fin y al cabo me dedico a la comunicación; “agendando” reuniones, produciendo contenido para mis RRSS y para las de mis clientes, y escribiendo este blog, como mínimo. Sin olvidar mi prioridad, que es mi hijo. Recogerle del cole para comer porque en septiembre no tiene clase por la tarde, cortarle el pelo, organizarle un parque con sus amigos… y disfrutar con él al máximo.

Cuando se te juntan varios eventos en el mismo día ya es la locura2. Tengo que elegir a cual ir, en función de la hora, el sitio y el interés que pueda tener para marca personal y mi profesión de relaciones públicas. Éstos son los tres únicos motivos porque los que voy a un evento: porque le hago un favor a un amigo, porque me han contratado como embajadora o porque es benéfico. No hay otro motivo. Ir para pasar el rato no es el caso. Para eso me voy a cenar con mis amigas.

Durante la temporada de Otoño/Invierno lo de tener varios eventos al día, es un clásico. Las marcas se vuelven locas con la campaña de navidad y activan los presupuestos que tenían congelados. Y de momento hasta que descubra como clonarme no puedo asistir a más de dos/tres. Ayer fue un día de esos y me viene perfecto para contároslo con ejemplos.

El primer evento a las 18h30 era en la sede del Parlamento Europeo en Madrid para asistir a la presentación de “Eres liberal y no lo sabes”, el libro de Beatriz Becerra, una amiga talentera a la que por supuesto quería apoyar. Este era un evento institucional en toda regla y por eso el look no debía ser exagerado. Contando además que cuando mides casi 1,80 y te plantas 15 cm de tacón, sobresales por encima del resto, ya se te ve suficiente. Pero por otro lado, trabajo en el mundo de la moda y tampoco procede ir de cualquier forma como si no le pusieras ni medio interés a tu propia imagen personal.

Invitación MAN OF THE MOON

El segundo evento era a las 20h30 para la presentación de Man Of The Moon, una revista preciosa de Spainmedia que hacía su puesta de largo entre redactores, colaboradores, anunciantes y rostros conocidos. Un evento con photocall y producción de contenido para RRSS. Es decir mientras estás saludando, posando e intentando pillar un camarero para poder cenar algo, tienes que hacer unos stories, perseguir a alguien al que admiras para alguna foto y andar pendiente del maquillaje, que tiene la manía de desplazarse y luego pareces un panda. Por cierto. En este evento me pasó una cosa muy graciosa. Me acerqué a una persona muy famosa para pedirle una foto y con una sonrisa y un abrazo, ¡¡ me dijo que no!! Que era muy alta. ¡Estas cosas, solo pasan en los eventos!

Cuando tienes dos eventos así de distintos el primer problema al que te enfrentas es el dichoso ¿qué me pongo? que tanto gusta a mis amigas y que a mi me pone muy nerviosa. Siempre les contesto lo mismo. ¡¡De negro, chicas de negro!! Pero da igual, así llevamos veinte años. Y fui de negro. Pero para darle el toque fashion, que nos pierde a los de moda, el look tenía un pequeño y colorido estampado y minifalda que para eso tengo las piernas largas ;). Los complementos, importantísimos siempre para completar el estilismo final, tenían un también su toque de moda. Stilettos de pulsera en los pies. O lo que es lo mismo, zapato al que no sobrevives más de 4 horas pero que es divino. Y bolso con toque de color muy cómodo para tener a mano, móvil y tarjetas personales. Porque aunque estamos en la era digital, a un evento NO SE VA SIN TARJETAS.

También es un mito los horarios de llegada a casa. La gente tiende a pensar que llego las 5 de la mañana con tres copas de mas en el cuerpo. Cuando nada que ver. Normalmente a las 23h30 ya estoy desmaquillándome en profundidad porque junto con los pies, mi piel del rostro es la que más sufre con tanto maquillaje, y aprovecho a probar varias cremas para luego contároslo. Por supuesto descargarte las fotos, no vaya a haber un colapso digital y pierdas el material.

Al día siguiente, después de dejar al peque en clase puntual como un reloj suizo, toca deshacer lo que hiciste el día anterior: devolver joyas, zapatos, vestidos, bolso. Con su gestión de mensajero despistado de turno… Dar likes a los hashtags,   agradecer la invitación y embadurnarte los pies en Paseo de Algodones para soportar el dolor.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *